REC Magazine

Revista informativa con temas de actualidad, cultura general y curiosidades con un amplio acompañamiento visual

Take-The-Money-And-Run

84.000 dólares por dos cuadros en blanco: la jugada del artista danés Jens Haaning

El arte es tan diverso como libre de interpretación, pero ¿detrás de una obra realmente siempre hay una intención?

Ese cuestionamiento tal vez sea muy difícil de responderlo, sobre todo, si se trata de arte sin arte; es decir, unos lienzos en blanco.

Jens-Haaning-take-the-money-and-run

Precisamente, esto es lo que ha ocurrido en el caso del artista danés Jens Haaning, a quien el museo Kunsten de Arte Moderno, ubicado en la ciudad de Aalborg, le entregó 84.000 dólares para recrear dos de sus obras. Sin embargo, lo que recibió a cambio fueron dos cuadros en blanco. Bueno, no tan en blanco, por lo menos llevaban el título Take the Money and Run (Toma el dinero y corre).

El centro de arte esperaba las piezas ‘Average Danish Annual Income’ (‘Media de ingresos anuales de un danés’, 2010) y ‘An Average Austrian Annual Income’ (‘Media de Ingresos anuales de un austriaco’, 2007), en las que se mostraban billetes sobre una rejilla con un marco alrededor señalando que el dinero ejerce la misma fascinación que un objeto artístico.

Jens-Haaning-

Jens Haaning además recibió otros 4.000 de parte del museo por las obras que nunca recibieron. Algo que, evidentemente, ha generado un conflico entre las partes y donde cada tiene argumentos válidos que solo podrán ser arbitrados por la justicia.

¿Por qué Jens Haaning entregó lienzos en blancos?

El artista danés informó al museo —un par de días antes de la entrega pautada— que en lugar de la obra solicitada entregaría una pieza nueva.

Tras entregarla, el artista dijo durante una entrevista en una radio danesa que hizo, de manera literal, lo que dice su propia obra.

Jens Haaning-Take-The-Money-And-Run

«La obra es que he tomado el dinero; no es robo, sólo incumplimiento de contrato, pero el incumplimiento de contrato es parte de la obra», reveló.

Al parecer, el disruptivo artístico, por llamarlo de alguna forma, va en la línea de cruzar un nuevo límite contra lo político/correcto. Una especie de coqueteo con la ilegalidad.

Aunque el concepto está ahí y puede verse en la explicación del artista danés, no lo exime de responsabilidades con la institución que ha pagado por algo previo acuerdo y que al final no obtuvo.

A partir de allí, el museo declaró que iniciaría una acción legal si durante los próximos dos meses el artista no regresa el dinero.

Pero, lo interesante de todo este asunto es que —pese de la inconformidad aparente de la institución— ambas piezas en blanco han sido puestas en exhibición.

De más está decir que a raíz de toda la controversia generada por ‘Take the Money and Run‘ tanto la sede de arte moderno como Haaning han obtenido gran exposición, lo que se traduce en publicidad gratuita.

Quizás las piezas terminen en una subasta y un acuerdo donde todos ganen.

@VISUALECTORES

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *