REC Magazine

Para visualectores

documentar-nacimiento-darlyssorrentino-por-recordis

Documentar el comienzo de la vida: el trabajo de Aldrina Valenzuela

Los nacimientos son momentos llenos de una atmósfera mística e íntima, donde antes no se pensaba tener un recuerdo tangible de ello, sin embargo, profesionales como Aldrina Valenzuela (@recordisfotografia) se dedican a documentar el prodigioso comienzo de la vida.

Esta caraqueña de 44 años ha pasado un buen tiempo siendo la compañía silente de un grupo mujeres durante el parto. Se ha encargado de registrar de una manera única cada escenario que se presenta en medio del nacimiento.

documentar-nacimiento-Aldrina-Valenzuela
Aldrina Valenzuela (@recordisfotografia), fotógrafa y documentalista venezolana

Ella misma nos cuenta que sus primeras experiencias surgieron durante su participación en un documental que narraba cómo se nace en Venezuela. Ese fue el prólogo de lo que Aldrina ha logrado desde entonces.

“Cuando nació mi hija hice un documental de cómo se nace en Venezuela. Para el documental debía recopilar material, entonces comencé la fotografía de nacimientos”, comenta.

Ya han pasado seis años desde aquel primer bebé que Recordis capturó en los primeros momentos en este mundo.  Después, dice, todo se fue dando naturalmente.

MÁS ALLÁ DE UN CLICK

La labor de Aldrina como documentalista de los primeros indicios de vida va más allá de hacer un click. Se trata de entablar una relación con las futuras madres y de aportar una confianza inquebrantable que las ayuda al momento de parir.

documentar-nacimientos-por-recordis8
Foto: @recordisfotografia

“Al principio me encontraba con muchas restricciones. Pero, los mismos doctores y clínicas se dieron cuenta que esto es serio y que incide positivamente en la evolución médica de la paciente.  Agradezco a los primeros doctores que me dieron la oportunidad. Ahora me conocen bastante y se ha ido normalizando”.

El oficio de documentalista lo ha hecho desde el 2006. Todo este tiempo ha sido un recorrido lleno de memorias, pero también de muchos aprendizajes.

“Aprendes a estar en los lugares y a convertirte en parte del paisaje, del contexto. Los personajes tienen que tenerte confianza”, manifiesta. Por eso, cree que es estrictamente preciso que ella y la madre se conozcan previamente. Esto, sin duda, genera una conexión entre ambas que hará del nacimiento un momento donde sobrará cariño y no existirá la tensión entre desconocidos.

nacimiento de Matilda-por-recordis
Nacimiento de Matilda. Foto: @recordisfotografia

Detalla que está científicamente comprobado que las hormonas que se liberan durante el trabajo de parto se ven afectadas por el entorno: desconocidos, luces brillantes. De allí la importancia que la fotógrafa caraqueña le ha dado a ese tiempo previo para conocerse y reconocerse.

DE GUARDIA, COMO UN DOCTOR

A diferencia de otras vertientes de la fotografía, este trabajo “no puede hacerse por volumen”, nos revela la documentalista. Sus programaciones se hacen desde la semana 37 y media hasta la 42 del embarazo; es decir, debe permanecer de guardia ante cualquier llamado de los padres. “Yo estoy disponible durante todo ese tiempo para la familia. No importa la hora, tengo que salir corriendo apenas me avisen”, asegura. Aunque revela que en un par de ocasiones los nervios y la premura han hecho que los padres olviden llamarla.

Su trabajo de observar, capturar y reconocer los escenarios lo lleva a muchos niveles. Sabe la responsabilidad que alguien le ha dado para registrar un momento demasiado importante en su vida, donde “no se puede repetir, no puedes posar”.

documentar-nacimientos-por-recordis
Foto: @recordisfotografia

ALEGRÍAS, SUSTOS Y PÉRDIDAS

Así como cada nacimiento se convierte en algo gratificante y, seguramente, en una nueva amistad con los nuevos padres, Aldrina ha sido testigo de sustos y también de momentos dolorosos.

Su experiencia durante estos años le ha dado el olfato para saber cuándo estar, cuándo irse y cuándo documentar eso que más adelante les ayudará a sanar.

“La experiencia te puede decir si hay una emergencia. Una vez presencié una pérdida, no hubo una emergencia ni nada, simplemente la bebé no respiró. Igual hice capturas; en ese momento no quieren, pero después van a querer”.

Ya sabe que el tiempo sella las cicatrices y también te da una nueva visión de lo que haya pasado, aunque pensaras en ese instante que era lo peor.

Eso suele suceder también con aquellas madres que procuraron hacer lo necesario para dar a luz de forma natural. Sin embargo, el destino a veces las conduce hacia una inevitable cesárea. En medio de esa atmósfera de desconsuelo, pueden pedirle que no documente, pero ella sabe que al final apreciarán ver ese momento por el resto de su vida.

Si tuviera que escoger una foto que describiera perfectamente su trabajo, Aldrina destacaría la de una madre en trabajo de parto sin medicación, en casa o sin intervenciones. El primer abrazo de las mamás con el bebé ocurre desde el momento que sale. Describe que refleja “la sensación de logro y que pocas cosas pueden compararse (…) Ellas tienen una cara de confusión y alegría simultánea·, describe.

documentar-nacimientos-por-recordis10
Foto: @recordisfotografia

APRECIAR LA REALIDAD

El camino ha sido largo. Soportar las miradas de rechazo en las clínicas que todavía no se acostumbran a su trabajo y no poseen protocolos modernos. Mientras que otros se van acostumbrando a verla y a respetar que el nacimiento es un hecho familiar que merece ser documentado.

También fuera del quirófano o del momento sagrado de los nacimientos, Aldrina Valenzuela considera que se debe documentar y narrar la vida familiar. Los procesos naturales de tu propio hijo, apreciar el entorno y la realidad de cada una.

De allí, surgió su idea de su podcast, MonTog 5, una serie en YouTube donde dará consejos para mamás que quieran tomar fotos lindas sin tener que ser unas profesionales en el área o cargar con equipos más sofisticados.

documentar-nacimiento-darlyssorrentino-por-recordis2
Foto: @recordisfotografia

En este espacio enseñará que no es imperioso compararse con las celebridades, tampoco que su hijo sonría y mire a la cámara todo el tiempo. Ayudar a las madres a apreciar los momentos tal como son, porque la vida también puede ser perfecta, tal cual es.

Jennifer Marrugo

@VISUALECTORES