REC Magazine

Para visualectores

Eliana-Edith-matar-piojos-en-Nueva-York

Eliana Edith: la inspiradora historia de una latina experta en matar piojos en Nueva York

Si algo está en el ADN de los latinos es la reinvención constante, las ideas innovadoras, aprovechar las oportunidades y, sobre todo, las ganas de superación.

Un ejemplo de todo ello es Eliana Edith Ortega, una ecuatoriana que emigró a Nueva York y ha emprendido en un particular negocio: matar piojos.

Sólo en Estados Unidos, al menos 12 millones de niños al año están afectados, de acuerdo a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, la principal agencia federal de salud pública.

Desde siempre se han tenido demasiados prejuicios con relación a estos insectos que generalmente se contagian en las escuelas. Fue precisamente allí donde Eliana Edith encontró su nicho, pero su historia es mucho más que la de ver a una latina matar piojos en la ciudad más importante del mundo.

«La ciudad de mis sueños»

Todos alguna vez hemos soñado con vivir o, por lo menos, pasar una temporada en Nueva York, el caso de la ecuatoriana no fue la excepción. En este lugar caótico supo sortear las dificultades que, como todo inmigrante, tuvo que vivir.

Eliana-Edith-matar-piojos-en-Nueva-York
Foto: @elianaedith.us

Ella la define como «la ciudad de sus sueños», donde se veía viviendo desde que era una niña de nueve años tras la visita de una prima neoyorquina en su natal Ecuador. Nunca olvidó el olor de su ropa y al día siguiente le pidió a su maestro que le señalara en el mapa dónde estaba Nueva York. Ese fue el primer contacto con el que sería su hogar en el futuro.

«Vengo de una familia de escasos recursos y le pedía a mis padres mudarnos a Nueva York porque no sabía lo que eso implicaba. Era mi sueño. Pero yo trabajaba y estaba bien. No me vine por el aspecto económico, era mucho más que eso. Sentía que necesitaba crecer, algo que que me despertara y retara. Tenía una buena vida, pero aburrida y monótona, fue ahí donde tome la decisión».

Sin dinero, sin inglés y una hija

Cuatro veces le negaron la visa americana, pero Eliana Edith confesó que obtenerla se le convirtió en un «capricho» que, afortunadamente, al final consiguió.

Eliana-Edith-matar-piojos-en-Nueva-York

Hace siete años que vive en la gran ciudad donde se visualizó. Pero al principio nada fue como las películas que le inyectaron la ilusión de ser una newyorker.

«Los primeros dos años fueron difíciles. Vivía en el sótano de mis familiares con mi hija. Tenía trabajos donde me pagaban 5 dólares la hora. Lo más que cobré fueron 12 dólares. Siempre andaba preguntando si hablaban español y sabían de un trabajo para mí».

Eliana Edith vio cómo sus ahorros se esfumaban, pero la responsabilidad de su hija no la dejaba decaer. Desde compartir un plato de arroz con frijoles o simplemente decidir que ese día no le tocaba comer.

Edith-Eliana-NY
El primer invierno de Eliana Edith, cansada y dormida de pie. Su hija le hizo esta foto que muestra uno de los momentos más duros de su migración

Emprender matando piojos en Nueva York

Alguien le comentó de un trabajo y si ella estaría dispuesta a hacerlo. Sin siquiera saber de qué se trataba, aceptó. Fue entonces cuando supo que la propuesta era matando piojos.

No sabía inglés y su estatus de ilegal le reducía las posibilidades. En este trabajo logró ganar 25 dólares la hora, algo que aumentó su entusiasmo, desconociendo todavía que ese sería el inicio de su propio negocio.

Eliana-Edith-matar-piojos-en-Nueva-York

«Durante la entrevista yo me comunicaba con el traductor, de verdad quería el trabajo. En Nueva York si un niño tiene piojos no puede ir a clases. Esto es un problema para los padres, porque deben pedir permiso en el trabajo o pagar una niñera».

Una de esas tantas clientas le comentó cuánto cobraba la empresa para la que prestaba el servicio de matar piojos. Era siete veces más de lo que a ella le pagaban por hora.

Esto despertó sus ganas de emprender, buscar información al respecto y aventurarse en crear su propia empresa para ofrecer este servicio por su cuenta.

Como era de esperarse, no fue nada fácil. Tuvo que estudiar, buscar proveedores y, lo más importante, los clientes. Ya conocía el nicho; sin embargo, comentó que así como en algunas escuelas le daban la oportunidad de por lo menos hablar del servicio, en otras, la rechazaban.

Pero, la vida suele recompensar la constancia.  Eliana Edith un día estuvo en el lugar correcto en el momento preciso. Preguntó en una escuela y justo cuatro niños necesitaban el servicio. Ese fue el comienzo de una larga lista de clientes que hasta la fecha sigue en ascenso.

Dice que ya nada le sorprende. Trabaja en las zonas más privilegiadas de Nueva York, su experticia y conducta resolutiva la han puesto en donde corresponde. La estabilidad económica que ha conseguido le da la tranquilidad con la que todo migrante sueña.

Durante la pandemia no se cruzó de brazos. Con el cierre de las instituciones, impulsó sus propios productos para la eliminación de piojos. Además, creó un curso de capacitación online.

Esta ecuatoriana ahora es toda una newyorker. La protagonista de una historia inspiradora que confirma cómo la visualización, el trabajo y la constancia son tres características indiscutibles para el éxito, aquí, allá, o dónde quieras estar.

Eliana-Edith-matar-piojos-en-Nueva-York

Jennifer Marrugo

@VISUALECTORES

Con información de:

https://youtube.com/c/ElianaEdith

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.