REC Magazine

Para visualectores

Nudes-el-negocio-que-une-el-erotismo-y-la tecnología

‘Nudes’, el negocio que une el erotismo y la tecnología

Por Jennifer Marrugo

Así como las plataformas de renombre como Facebook, Netflix y demás organizaciones dedicadas a las comunicaciones y streaming aumentan sus ingresos en medio de la pandemia por COVID-19, existe un negocio tabú de larga data: el envío de nudes (desnudos), que también se ha convertido en una de las formas para generar o incrementar la entrada de dinero entre las mujeres y hombres jóvenes.

¿Cómo funciona?

En internet puede encontrarse una larga lista de sitios web dedicados a alojar este tipo de contenido, que van desde lo más artístico y erótico  hasta lo más explícito. Todo depende de su realizador y la plataforma que utilice para mostrar su trabajo o su cuerpo.

Entre las más populares están OnlyFans y Patreon, dos tribunas de crownfunding en las que el acceso al material de los creadores tiene un precio mensual y su oscilación dependerá de cuánto se quiera ver.

Es necesario acotar que, tanto OnlyFans como Patreon, no solo sirven para aloja este tipo de contenido, sino que funcionan como mecanismo de financiación para todos los proyectos que hacen vida en la web.

Las redes sociales son otra ventana para la venta de nudes, pues estas, además de servir muchas veces como “portafolio”, los realizadores crean membresías de acceso. Algunos envían material fotográfico y audiovisual a través de mensajes directos efímeros.

¿Cuánto ganan?

Este trabajo aparentemente es muy rentable, así lo demostró la modelo Kaylen Ward, quien en enero, tras ofertar sus fotografías en 10 dólares para recaudar fondos por el incendio en Australia, logró obtener más de un millón de dólares en cuatro días.

«He recaudado un millón de dólares para Australia gracias a que he expuesto mi cuerpo desnudo en Internet a millones de personas. Es aterrador este sentimiento de vulnerabilidad y exposición, pero lo he hecho porque quería lograr algo bueno», expresó la rubia, quien agregó que el ser humano es sumamente interesado, ya que sin exponerse jamás hubiera conseguido semejante cantidad en tan corto tiempo.

Kaylen Ward

Ya de este lado del mundo, en 2017, durante una entrevista con la revista Vice, una muchacha de 22 años relató cómo vender sus nudes le ayudó a emigrar de Venezuela. Para ese entonces, la joven contó que en una semana logró reunir unos 1000 dólares.

Explicó que su decisión fue tomada debido a la fuerte crisis que atraviesa ese país, donde, según ella, “estudiar y trabajar no dejarían estas ganancias”.

Con la crisis actual,  varios actores del cine para adultos y trabajadoras sexuales también han manifestado que esta resulta una alternativa en la que no tienen contacto físico con nadie. De esta manera, no se exponen al contagio de coronavirus y otras enfermedades.

Esta modalidad de negocio no es nueva; sin embargo, el confinamiento para detener la pandemia ha abierto la mente de muchas personas, sin distinto de clases, género y nivel académico, para obtener ingresos de manera segura y consensuada.

Esto demuestra el rol importantísimo que cumple la tecnología en las distintas adaptaciones que se tendrán que hacer postcuarentena y ningún sector será ajeno a ella.

@VISUALECTORES

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.