REC MAGAZINE

Para visualectores

Pierre-Rutz

Pierre Rutz: una joven y fascinante versión 2.0 de las curvas de Botero

Aceptación e inclusión de la diversidad de cuerpos es un tema que se gesta desde hace unos pocos años para acá. Sin embargo, Pierre Rutz lleva casi una década ilustrando su propia versión 2.0 de las curvas de Botero.

Pierre-Rutz

Aunque sus arte no es una calca del famoso artista colombiano, para los Latinoamericanos es una referencia que nos sirve para explicar de qué va el trabajo de este talentoso ilustrador francés.

El arte de Rutz conlleva un proceso netamente digital, ya que confesó a The BkCircus no ser tan buen pintor, pero sí tener tres grandes destrezas. «Solo soy realmente bueno en tres cosas: animar personajes en 2D, que es mi trabajo real; hacer niños (de los cuales tengo muchos… bueno, 3, pero durante el encierro se siente como muchos) y cultivar vegetales».

Pierre-Rutz

Para hacer sus ilustraciones toma una fotografía como referencia. A partir de allí, comienza con Photoshop y Cintiq. En su lienzo digital hace sus bocetos simplificando las siluetas, equilibra curvas y rectas. Además, exagera las dimensiones, tanto las grandes como las pequeñas y agrega algo de textura usando un pincel para ello.

«Siempre me han gustado las mujeres con curvas y siempre me ha gustado dibujarlas. Al principio, realmente hice esos dibujos solo para mí, pero cuando comencé a publicarlos, rápidamente comencé a recibir mensajes de mujeres agradeciéndome por pintar mujeres con su tipo de cuerpo y diciéndome que las hacían sentir mejor consigo mismas», comentó.

Pierre-Rutz

Inspiraciones de Rutz

Pierre Rutz estudió diseño de personajes para animación en la escuela Gobelins en París, por ello reafirma que su influencia en el arte digital le ayudó a entender la importancia de las líneas simples y claras.

«Tengo inspiraciones que van desde el arte tribal africano hasta el arte de la propaganda soviética de los años 40 con un poco de escultores contemporáneos como Botero o Carla Dijs».

Pierre-Rutz

Este artista también confesó ser un gran admirador de Norman Rockwell y JC Leyendecker, así como el personaje de Hilda de Duane Bryers. También le inspiran mucho los pintores e ilustradores españoles, entre ellos, José Luis Agreda, y luego están los artistas pin-up de hoy en día como Bill Pressing.

El dilema del arte en RRSS

La audiencia siempre interpretará las obras como le prezca y en el caso de Rutz no ha sido la excepción. Explicó que le suelen pedir ciertas características o razas. Incluso, le han criticado por hacer la cabeza pequeña porque la interpretan como la ausencia de inteligencia.

Pierre-Rutz

«Recibo muchas críticas, siempre en la misma línea. El más común es la mala interpretación de las pequeñas cabezas sin rostro. Algunas personas lo ven como una declaración mía de que el cerebro o la mente de las mujeres son insignificantes. La verdad es que es solo un estilo que nace de la búsqueda de empujar el contraste de formas. Es un estilo que en realidad utilizan muchos ilustradores y escultores. Para mí, el objetivo de estas pinturas es arrojar luz sobre las mujeres con curvas o tallas grandes, así que lo enfatizo con exageración. No me interesa la pintura realista. Tampoco dibujo caras o solo indicios de ello porque siento que permite que cualquier mujer se identifique con la pintura».

Otra crítica recurrente se refiere a la «sexualización de las mujeres». Pero aclara que su intención es todo lo contrario y su trabajo, que comenzó mucho antes del auge del movimiento «body positive» lo certifica.

Pierre-Rutz

«No creo que pintar el cuerpo de una mujer la sexualice. Un cuerpo desnudo es lo más natural del mundo. Es lo que haces con ese cuerpo que tiene que ver con el sexo o no, y no pinto mujeres en poses explícitas».

Las exigencias del público se convierte en un factor que lleva al artista en la vida 2.0 a condicionar su creatividad. En el caso de Pierre Rutz, los constantes mensajes exigiéndole agregar diversidad o señalando ciertas características en el cuerpo de sus obras puede resultar agobiantes.

Pierre-Rutz

«Quiero continuar porque recibo mensajes conmovedores de mujeres que me dicen que se sienten mucho mejor consigo mismas cuando ven mis pinturas, y quiero continuar por ellas. Al mismo tiempo, mi objetivo no era ni es representar a todas las mujeres del mundo, cada tipo de cuerpo, cada etnia, cada peinado. Entiendo que una vez que muestro mis pinturas al público, la gente tiene derecho a hacerme responsable de un cierto estándar, pero al mismo tiempo no estoy aquí tratando de complacer a todo el mundo. No tengo ningún problema con el color de la piel porque amo a las mujeres de todas las etnias, así que eso nunca es un factor cuando elijo una referencia. Dicho esto, trato de mantener un cierto equilibrio en mis publicaciones aunque me doy cuenta de que no he pintado muchas mujeres asiáticas».

Todas estas situciones del arte en el mundo digital le han hecho cuestionar al ilustrador francés a dónde ha llegado el objetivo de su trabajo. «¿Para quién dibujo ahora: para mí o para ellos?»

@VISUALECTORES

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *