REC MAGAZINE

Para visualectores

Artista-chimo-venezolano

«Quise hacer algo diferente»: Franko Gercegg, el artista que pinta con chimó venezolano

La mente del venezolano jamás se asociaría el chimó (pasta de tabaco) con obras de arte, pero si hay algo con lo que cuenta el ADN caribe es con creatividad.

Eso es exactamente lo que demostró Edwin Becerra —quien se hace llamar Franko Gercegg en honor a su hijo—, un artista plástico que supo ponerle firma y esencia a las obras que realiza usando como pintura chimó y cacao de Chuao.

Artista-chimo-venezolano
Edwin Becerra AKA Franko Gercegg, usa el chimó como pintura en sus obras

Nació en Palo Negro, estado Aragua, hace 35 años, lugar donde aprendió de su padre las maravillas del arte. Aunque la academia lo llevó a recibirse como Mecánico Industrial, siempre se dejó cautivar por las esculturas y pinturas de su entorno cercano.

No es una novedad que vivir del arte puede ser una utopía en esta lotería llamada vida. Hacerlo dentro de una coyuntura económica del calibre de Venezuela era como intentar correr con grilletes.

Artista-chimo-venezolano

Edwin Becerra tuvo que correr, pero esta vez fuera de su país. La primera escala la hizo en Colombia. Apenas cuatro meses permaneció allí y continuó su camino hacia Perú, donde su hermana lo recibiría.

«Duré un tiempo en Colombia, pero mi meta no era esa, mi meta era llegar a Perú. Lo hice por tierra y en ese tiempo la cosa estaba difícil en las fronteras; tardé ocho días en llegar. Fue frustrante por dejar a mi hijo, pero al mismo tiempo veía cómo la gente metía a los niños en las maletas por el frío».

Artista-chimo-venezolano

La depresión migratoria

El artista venezolano no fue la excepción entre todos los casos de migración. Su entusiasmo decaía día con día por sentir que el tiempo se hacía nada, entre trabajos que no quería o, simplemente, no le hacían feliz desde ningún punto de vista.

Ofreció máscaras de jugadores de fútbol que le abrieron puertas y le cerraban otras. Sin embargo, la falta de dinero y llevar a cuestas una nacionalidad que en ocasiones pesa, no le permitió cumplir esos pedidos.

Artista-chimo-venezolano
Simón Bolívar, disolución de la Gran Colombia

«En pleno Mundial de Fútbol yo veía cosas que podía hacer. Vi unas máscaras con los rostros de los jugadores y sabía que podía hacerlas mil veces mejor. Saqué unas muestras, pero no tenía para hacer un pedido de 200 que me encargaron con apenas una semana de haber llegado».

Otra vez se apagaban sus ilusiones. El fastasma de la depresión volvía, pero su empeño por hacer arte con algo diferente lo sacaban de esos agujeros negros.

Le dijo a su hermana que comenzaría a dibujar con chimó, un producto que ya es común ver en el país inca tras la oleada migratoria.

Artista-chimo-venezolano

«Yo de verdad quería hacer algo diferente. Comencé con Chataing, David Comedia, Don Omar, Édgar Ramírez y Nacho». Todos ellos respondieron al particular arte de Becerra, algo que llamó la atención de otros persojes en redes sociales.

Hoy el artista del chimó es el encargado de realizar los retratos de personalidades que acuden al web show de @JuancitoVenezuela. Una exposición que cada día atrae más seguidores a sus redes.

Artista-chimo-venezolano
Miguel Cabrera, grandeliga venezolano

Sobreviviendo al COVID

Edwin Becerra contó cómo fue parte de las estadísticas de terrible COVID y cómo ahora tiene una oportunidad de hacer lo que siempre soñó hacer.

«Me dio coronavirus y hasta llegué a despedirme de mi familia. La pasé muy mal. Incluso, le encomendé mi hijo a mi hermana».

Otra prueba superada para el venezolano, quien ahora sigue enfocado en sus trabajos. Además de sus creaciones con chimó, es parte del staff de una empresa dedicada a hacer alpacas en tamaño real, esculturas y otras figuras.

Artista-chimo-venezolano
Édgar Ramírez, actor venezolano

Está empeñado en dejar su hombre en la historia. «Quiero que me conozcan como a Reverón o Soto«.

También deja una gran lección para quienes reniegan del lugar que los recibe y solo se sumergen en quejar.

«Uno vive con fantasías en la cabeza, pero hay que sacarse el cassette porque si no, no logra nada en la vida y uno tiene que amar el lugar donde esté».

Franko-Gercegg-chimo-venezolano
Oscar D’León, cantante

Jennifer Marrugo

@VISUALECTORES

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *